Ir al contenido principal

LAS PRIMERAS EMPLEADAS JAPONESAS EN EL PERÚ / THE FIRST JAPANESE FEMALE WORKERS IN PERU

Los primeros inmigrantes japoneses que llegaron al Perú trabajaron, mayormente, como peones de haciendas azucareras y algodoneras, eran los denominados braceros. 
Pero luego de terminar su contrato de trabajo, muchos de ellos lograron amasar pequeñas fortunas con las que pudieron adquirir sus propios negocios, mayormente bodegas, peluquerías o cafés. 
Curiosamente, las adquirían de otros comerciantes inmigrantes, por ejemplo, de chinos e italianos. 
Ante el creciente número de mujeres y niños que trabajaban (mayormente eran las esposas o los hijos de los propietarios de los negocios), el gobierno peruano crea la Inspección General del Trabajo el 2 de enero de 1929, que era una dependencia del Ministerio de Fomento y cuya misión era velar por el cumplimiento de las leyes referentes al trabajo de las mujeres y los niños. 

The first Japanese immigrants arriving in Peru worked, mostly, as sugar and cotton estates workers, who were called braceros. 
But after finishing a contract of employment, many of these braceros could amass small fortunes, with which they could purchase their own stores, mostly grocery stores, barber shops or cafes. 
Curiosly, they purchased them from other immigrant storekeepers, like Chinese and Italians. In view of the increasing number of women and children working (mostly the storekeepers' wives and children), the Peruvian government created the General Inspection of Labor on January 2nd, 1929. 
This was an agency of the Ministery of Public Works and Development, whose mission was to monitor the compliance with the laws related to the work of women and children.

En el caso de mi abuela materna, Tsuru Shinzato, le expidieron una “Boleta de Excepción Permanente”, en donde figuraban sus datos personales, su fotografía y la relación de parentesco que tenía con el propietario del negocio, en este caso, de un cafetín (en esa época era así como se llamaban a los cafés o salones de té).
In the case of my grandmother on the maternal side, Tsuru Shinzato, a “Certificate of Permanent Exception” (in Spanish: “Boleta de Excepción Permanente”) was issued to her, depicting her personal data, her photo and her family relationship with the storekeeper, in this case, of a small café (as were known the cafes or tearooms at that time).

Al tener esta boleta, la titular se eximía de los beneficios laborales que poseía la mujer trabajadora, según la Ley 2851 (derogada el 27 de julio de 1995 por la Ley 26513), simplemente por ser pariente (en este caso, la esposa) del propietario del local donde laboraba.
(Recordemos que en esa época, aún no se reconocían la igualdad de derechos de la mujer y del hombre; un ejemplo es el reconocimiento al voto femenino, derecho que fue otorgado en el gobierno de Odría recién en 1955.)

With this certificate, the holder was exempted of the fringe benefits of female workers, according to the Law 2851 (repealed by the Law 26513 dated July 27th, 1956), by just being a relative (in this case, the wife) of the owner of the establishment where she worked.
(We should remember that the equity of the rights between women and men were not recognized still at that time, for instance, the recognition of the female vote, a  right granted by the government of Peruvian President Odria in 1955).
- PORTOCARRERO GRADOS, Ricardo.

- MONTERO, Carmen y BLONDET, Cecilia.



Comentarios

Entradas populares de este blog

"Ganbatte" y "Suerte": ¿Cuestión de Suerte... o del Esfuerzo? (Un Recuerdo de mi Oba)

Cada día, se aprende algo nuevo, o tal vez, se recuerda algo con nostalgia, como me pasó ayer. Ayer había escrito un post en el Facebook (13/MAR/2014) sobre la medicina natural de mi oba y varias personas habían comentado sobre el tema, compartiendo, más que nada, sus experiencias personales. 
Es algo inevitable, pero en toda conversación, sea en persona o virtual, uno suele irse por las ramas y traer consigo o, mejor dicho, desenterrar recuerdos que, muchas veces, el tiempo se encarga de borrarlos.  Pero hay recuerdos que, realmente, no deberían olvidarse por el simple paso de los años o de la modernidad, sino que deberían permanecer en nuestra memoria no como un simple recuerdo que queda solo en la nostalgia de haberlo vivido sino, más bien, como un ejemplo de vida que perdure a través de las generaciones. 
Conversando con Raúl Matsumoto (un nikkei argentino que conocí a través del Facebook) sobre el tema de la medicina natural que había publicado ayer, me sugirió amablemente escribir …

¿POR QUÉ LOS NOMBRES DE LOS BARCOS JAPONESES TERMINAN EN “MARU”? / WHY DO THE NAMES OF THE JAPANESE SHIPS END IN “MARU”?

Los nombres de muchos buques mercantes japoneses como el Nippon Maru (日本丸) y el Shonan Maru (昭南丸) terminan en "maru" (丸), una palabra japonesa que significa "círculo".
El caso registrado más antiguo de un barco con esta terminación es el Bandou-maru (坂東丸), que aparece en un documento del templo Niwaji (仁和寺) en 1187 (durante el período Heian). Además, se usaba la palabra "maru" en los nombres de niños varones, denominados youmyou, youmei (幼名), tal como Ushiwakamaru (牛若丸), que era el nombre de niño de Miyamoto no Yoshitsune (源義経). También, en los nombres de espadas, como Onimaru (鬼丸), que es uno de los tesoros imperiales, así como partes de castillos japoneses llamados kuruwa, que si tenían forma circular, se llamaban "maru" (丸).

Algunos dicen que el origen de la palabra maru en los nombres de los niños viene de una palabra japonesa para “excremento”, “maro”, o de “bacinica”, “o-maru”, en un intento por alejar a los demonios, al dar a los niños un n…

Historia de mi mamá (Agradecimiento especial a Roberto Oshiro, por compartir este emotivo recuerdo de su mamá)

Esta es la historia de mi mamá.
Sus padres vinieron al Perú en año incierto, dejando su pueblo natal, Yonabaru (Okinawa).
En realidad, no sé con qué barco ni en qué año fue; pero sé que vinieron por el mismo sueño que tenían todos los inmigrantes de esa época: hacer okane para tener un mejor porvenir.  Ésa era la idea. Ellos querían regresar a su país lo más pronto posible, pero la verdad es que no ocurrió así. 
Aquí nacieron los hijos y así es como comienza su historia.  En total eran 8 hijos, siendo mi mamá la tercera. Era común en esos tiempos las familias numerosas. 
A mi mamá la llamaron Saturnina. En realidad, nunca le gustó ese nombre, pero se lo pusieron porque una vecina se llamaba así.  Por no saber el idioma, eso les pasó a mis abuelos: podían escoger nombres que a los hijos no les gustaban o inscribirlos mal en los registros, en donde los apellidos mal deletreados de los hermanos de una misma familia (del mismo padre y madre), no coincidían y terminaban siendo solo “medio hermano…