miércoles, 5 de marzo de 2014

La Pata del Perro (Inu no Ashi): Un Cuento Okinawense sobre el Misterio de la Pata Levantada del Perro

¡Otra vez!… mejor, échale el spray”, fue lo que mi mamá me dijo hace unos días, ni bien abrió la ventana de la sala. Había un pequeño charco de orina que marcaba no solo la vereda sino también parte de la puerta de la cochera. “¡¿Cómo se les ocurre orinar en mi puerta?!”, seguía pensando mi mamá en voz alta, pero ya era muy tarde para lamentarse, el charco ya estaba y había que limpiarlo. 

Con un poco de detergente y agua, la puerta quedó casi como nueva y sin restos de orina. Y luego de unas cuantas rociadas del spray sobre la puerta, por fin, acabé. Se supone que con ese “modificador de conducta”, que viene en un spray, los perros ya no iban a querer orinarse en la puerta, puesto que no soportarían el olor. 
Aunque ya la botella está casi por acabarse, todavía sigo tratando de “modificar” la conducta de algunos visitantes caninos"con ese producto que al parecer no sirve, porque todavía siguen usando nuestra puerta como baño de paso. 

Pero, así son los perros. Y aún así, a mi mamá y a mí nos gustan mucho.  
Imagen tomada de: 
U10G ゆうてんじ
En Japón, por ejemplo, acostumbran colocar botellas de plástico llenas de agua al costado de la puerta de la casa. Seguramente creerán que así, al verse el perro reflejado en el agua contenida en las botellas, desistirán de orinarse en la puerta. 

(En esta foto, por ejemplo, las botellas fueron amarradas a un poste, seguramente para evitar que se caigan)
Aunque también puede ser que las botellas simplemente sean dejadas para que los perros orinen sobre ellas y no sobre la pared. Realmente, nunca se me ocurrió preguntar si realmente funciona.

“¡Ay no, ahí viene otro!”, dijo mi mamá, con un tono de lamento, al ver que detrás de mí venía un perrito, con la cola levantada de contento y listo, al parecer, para marcar nuevamente nuestra cochera. Pero, se siguió de largo. 
Era el perro del vecino que se había adelantado a su dueño, quien venía detrás con la correa en la mano.  “Uff, qué bueno”, parece que respiró aliviada mi mamá, aunque más bien, yo era la que debería de haberlo dicho (parece que mi mamá se cansó más que yo de solo verme limpiando la puerta). 

Pero, así son los perros. Ellos usan su orina como medio de comunicación, para decir “Aquí he estado” o “Yo mando en esta cuadra” a los otros perros que, más tarde, seguramente pasaran por sus “dominios”. 
Y cuanto más alto puedan levantar la patita trasera al orinar; más alto, también, sería su ego, puesto que significa, en el “lenguaje canino”, que el perro que se ha orinado es grande y hay que tenerle miedo. 
He leído hace un tiempo que los científicos han descubierto que la única forma que tiene un perro para expulsar la orina hacia una mayor altura y hacer creer a los otros que es un “perro grande”, es levantando la patita trasera. Algo muy simple.
Imagen tomada de: Daily News Dig
Pero, realmente, el por qué el perro levanta la pata trasera cuando orina no es un tema que me provoque investigar; pero esta vez la casualidad se presentó y no pude pasar por alto este tema. Estaba googleando información para el sgte. post y encontré una website con un título muy curioso: "Las Patas del Perro" ("Inu no Ashi" 犬の足). 

Había encontrado un cuento antiguo de Okinawa que no solo nos explica el por qué el perro levanta su pata trasera cuando orina, sino también, el por qué el Kouro o Koro 香炉 (el recipiente en donde colocamos los senko o inciensos encendidos cuando oramos frente a un butsudan) tiene solo 3 patas de soporte.

Imagen tomada de KEIBOW@沖縄NAHACHOP
En la imagen, vemos una tarjeta para niños, en donde se les enseña el abecedario a través de cuentos antiguos de Okinawa, como en este caso, el del perro con el Kouro de "Las Patas del Perro". 


Es un cuento pequeño que tiene varias versiones, pero solo he podido revisar dos, que son las que comparto en el post (una versión que he traducido al español y un corto animado, que la pueden encontrar al final del post). 
Al final, decidí quedarme con la versión que está escrito en un japonés simple (parece que es para niños y que fue la primera que encontré) por lo que pude leerlo fácilmente y así, poder traducirlo al español. 

Bueno, ¿y qué tal si de una vez conocemos el cuento okinawense "Inu no Ashi" (“Las Patas del Perro”)? 

EL ORIGINAL DEL TEXTO TRADUCIDO, ES TOMADO DE 冲縄人うちなーんちゅ (日刊 OkiMag)
Hace mucho tiempo atrás, había un perro que vivía en una casa a la que cuidaba de los ladrones. Pero este perro tenía solamente 3 patas, al igual que todos los perros de aquella época: dos patas delanteras y una trasera.
Imagen tomada de: Dailymotion
Este perro, a pesar que todos los perros de aquella época tenían solo 3 patas, no estaba contento con sí mismo. Con solo 3 patas, no podía perseguir a los ladrones que podían entrar a la casa. 

Un día, pidió a Kamisama: “Kamisama, con mis 3 patas no puedo perseguir a los ladrones y por eso, le pido que me dé 1 pata más y así tener 4 patas”. Kamisama, comprendiendo la situación del perro, dijo “Me parece bien. Entonces, te daré 1 pata más”. 

Ni bien terminó su respuesta, se apareció un gato, que sintió algo de curiosidad al ver que Kamisama estaba conversando con el perro. Aprovechando la llegada del gato, Kamisama le preguntó: “Gato, ¿podrías darle una de tus patas a este perro?”, pero el gato le respondió: “Kamisama, yo cuido los graneros. Con mis 4 patas, puedo perseguir a los ratones, que siempre corren por el granero y perforan los sacos de arroz. Por eso, necesito mis 4 patas”. 

Kamisama, comprendiendo también la situación del gato, no sabía cómo podía resolver el problema del perro. “¿De dónde sacaré la otra pata?”, pensaba Kamisama, “¿De dónde...? hasta que vió al Kouro. 

Se volvió hacia él y le preguntó: “¿Kouro, ¿podrías darle una de tus patas a este perro?”. El Kouro, sin dudarlo respondió: “Sí, Kamisama, yo le puedo regalar una de mis patas. Puedo mantenerme en pie con mis 4 patas y de la misma forma, también podría mantenerme en pie si solo tuviera 3 patas”

Kamisama, ya aliviado por la respuesta tan esperada del Kouro, le quitó una de sus patas y se la dio al perro. Todo fue tan rápido que ni se dieron cuenta cuándo Kamisama había quitado y puesto la pata del Kouro al perro. Al final, todos, incluso el Kouro y sobretodo el perro, estaban contentos. 

Se cuenta que el perro, que estaba tan contento y agradecido a Kamisama y al Kouro, no tuvo una mejor forma para agradecerles por la 4ta pata que había recibido que lo hizo con un acto muy singular pero significativo: cada vez que el perro iba a orinar, levantaba su pata trasera, la misma que el Kouro le había regalado, para que no se ensucie con su orina. 

Esa era la forma que tenía el perro para agradecerle y ya con el pasar de los tiempos, se convirtió en una costumbre que aún los perros conservan a pesar del tiempo (según la fantasía propia del cuento). 

¡Qué explicación tan curiosa! ¿no?. No pude encontrar otras referencias acerca del Kouro y sus tres patas que pudieran validar si el hecho de tener 3 patas tengan algún (otro) significado real. Pero, eso no significa que el Kouro necesariamente debe tener 3 patas, como el del cuento. Hay Kouro que pueden tener 3 patas o no tener ninguna (como la de mi casa); aunque, quizás, antiguamente, era común que el Kouro contara con 3 patas (y seguro, fue como nació este cuento).  

Pero eso sí, parece que si un Kouro tiene 3 patas, se acostumbra a colocarlo en el Butsudan de tal forma que se pueda ver claramente las 2 patas al frente y 1 sola en la parte trasera (como si fuera el perro de las 3 patas). ¿Será acaso una forma implícita de recordar a aquel perro de las 3 patas y el generoso Kouro de ese cuento? Quizás sí o tal vez, no. 

Imagen tomada de 火鉢屋
Hay varias versiones de este mismo cuento. Incluso, hay versiones que cuenta que Kamisama toma la 4ta pata no de un Kouro, sino de un Gotoku 五徳, que es un trípode usado antiguamente para colocar las teteras que recién habían sido sacadas de las brasas (lo que ahora conocemos como salvamanteles o posacalientes o trivet).

Y ya que el post llega a su fin, seguramente muchos se han dado cuenta que siempre menciono al Kouro o Koro 香炉 y no al Senkotate 線香立て, aunque muchos se dirán que la imagen o la descripción que muestro se asemeja mucho a un "Senkotate", el mismo que utilizamos para colocar los Senko encendidos dentro del Butsudan.
Imagen tomada de 閣雲堂 Kakuundo

Pero la verdad, según lo que he leído, es que lo que conocemos como Senkotate o vasijas de los Senko, se le llama realmente Kouro.  
El detalle está en que el Kouro es el nombre "correcto" del recipiente que utilizamos (y solemos llamar) como "Senkotate", es decir, es el recipiente en donde colocamos los Senko encendidos. En cambio, el Senkotate, como su nombre (en japonés) así lo indica, es un contenedor (sin cenizas dentro de él) que sirve solamente como soporte de los senko o incienso, así como muestra la imagen del lado derecho. Y si vemos el significado de cómo se escribe cada uno, podemos sacar la diferencia rápidamente: los kanji de Kouro 香炉 significan literalmente "incienso" y "horno"; mientras que los de Senkotate "線香立て , "incienso" y "base o soporte".

Nuevamente, me puse a googlear imágenes de un Senkotate y un Kouro para reconfirmar mis sospechas y, al parecer, el Senkotate y el Kouro son dos objetos diferentes (y lo que comúnmente tendríamos en casa, sería el Kouro y no el Senkotate). 
(Mis sospechas aparecieron ni bien empecé a leer el cuento, puesto que solamente se nombraba al Kouro, al que se le definía como un "recipiente que encontramos en el Butsudan y en donde se colocan los senko encendidos").

A continuación, comparto una imagen que podría aclarar un poco más acerca de los objetos usados en un Butsudan. Esta imagen fue tomada de una website en donde los están comercializando y vemos, por ejemplo, que el Senkotate es el recipiente alargado (2do, lado izquierdo), mientras que el Kouro es el recipiente más grande (centro).
Imagen tomada de Rakuten Shop

Realmente, no soy una experta en budismo ni en butsudan, pero hay muchas cosas por aprender (y tal vez, aclarar).   

En fin, solo quise compartirles un pequeño cuento de Okinawa que trata de explicar un asunto tan banal y curioso a la vez: el por qué el perro levanta su pata trasera cuando está orinando y, aún más peculiar, el origen de esa 4ta patita, que sería el del Senkotate, perdón, del Kouro.

Y ahora que ya conocemos este cuento, ¿van a renegar, como lo hizo mi mamá, si ven en otra oportunidad a un perro que está orinándose en la puerta de su casa? o, quizás, ¿se acordarán de ese cuento okianwense de agradecimiento tan simple pero peculiar cada vez que vean la patita levantada de un perro?
(Aquí me acuerdo sobre la patita levantada en el gato Maneki Neko, que significaría, principalmente, que estaría saludándo a la gente y atrayendo a la clientela; a diferencia de su contraparte canino, que levanta su patita trasera como señal de agradecimiento y respeto, según, claro está, este cuento okinawense).

Y para disfrutar mejor un cuento, ¡qué mejor que hacerlo con muchas imágenes!. Aquí les comparto la otra versión en video, que es un corto animado: (para acceder al video, hacer click sobre la imagen, que los direccionará al website de Dailymotion, en donde está alojado el video de "Inu no Ashi", corto animado del director Masaru Tonogouchi del año 1985).
Y haciendo click aquí, pueden leer la sinopsis (en japonés) de este mismo video.








PARA SABER UN POCO MÁS:
川田 守山 裕美子. 犬の足  (otra versión de "La Pata del Perro")
珍獣の館. 犬の足

FUENTES:
冲縄人うちなーんちゅ (日刊 OkiMag). 沖縄の民話. 犬の足【沖縄市】. 1998
SEKI, Keigo. Types of Japanese Folklore.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada