Ir al contenido principal

El Sansei y el Chullachaqui (Un Corto Post) / The Sansei and the Chullachaqui (A Short Post)

No, no me refiero a un sansei (nieto de japoneses), sino al duende de las montañas que se cree que vive en las montañas de Japón y se llama Sansei (o Yamasei o "duende de las montañas"). Este personaje del folklore japonés es muy parecido a uno peruano, el conocido Chullachaqui (que significa en quechua "pie deforme" o Shapishico) de la selva peruana y que también vive (y se esconde) en las montañas. Además de vivir en las montañas, tanto el Sansei (o Yamasei) como el Chullachaqui tienen una deformidad en los pies: el Sansei tiene un pie, cuya punta está apuntando hacia atrás (y que, normalmente, todos tenemos apuntando hacia adelante), mientras que el Chullachaqui tiene un pie deforme, el cual siempre trata de ocultarlo para que no lo reconozcan.
El Sansei (Yamasei) 山精 (lado izquierdo) comparado con el Chullachaqui o Shapishico (lado derecho)
Imágenes tomadas de Hellyeacreepyshit.com y de Fundación para el Desarrollo de la Selva-Universidad Nacional de San Martín (Fudes-UNSM), respectivamente.

THE SANSEI AND THE CHULLACHAQUI: No, I'm not talking about a Sansei person (grandchild of Japanese immigrants), but the mountain sprite who is called Sansei (or Yamasei, "mountain sprite") and is thought to live in the Japanese mountains. This character of the Japanese folklore looks very similar to the Peruvian monster known as Chullachaqui (in Quechua, "deformed foot" or also known as Shapishico) who lives (and hides) in the Peruvian jungle. Besides living in the mountains, both the Sansei (or Yamasei) and the Chullachaqui has a deformed foot: the Sansei has a foot which is turned backwards (and generally, we have foot facing forward), while the Chullachaqui has a deformed foot, which always is hidden with clothing or shoes so people cannot recognize it.

PARA SABER UN POCO MÁS/FOR KNOWING MORE ABOUT: 


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Ganbatte" y "Suerte": ¿Cuestión de Suerte... o del Esfuerzo? (Un Recuerdo de mi Oba)

Cada día, se aprende algo nuevo, o tal vez, se recuerda algo con nostalgia, como me pasó ayer. Ayer había escrito un post en el Facebook (13/MAR/2014) sobre la medicina natural de mi oba y varias personas habían comentado sobre el tema, compartiendo, más que nada, sus experiencias personales. 
Es algo inevitable, pero en toda conversación, sea en persona o virtual, uno suele irse por las ramas y traer consigo o, mejor dicho, desenterrar recuerdos que, muchas veces, el tiempo se encarga de borrarlos.  Pero hay recuerdos que, realmente, no deberían olvidarse por el simple paso de los años o de la modernidad, sino que deberían permanecer en nuestra memoria no como un simple recuerdo que queda solo en la nostalgia de haberlo vivido sino, más bien, como un ejemplo de vida que perdure a través de las generaciones. 
Conversando con Raúl Matsumoto (un nikkei argentino que conocí a través del Facebook) sobre el tema de la medicina natural que había publicado ayer, me sugirió amablemente escribir …

¿POR QUÉ LOS NOMBRES DE LOS BARCOS JAPONESES TERMINAN EN “MARU”? / WHY DO THE NAMES OF THE JAPANESE SHIPS END IN “MARU”?

Los nombres de muchos buques mercantes japoneses como el Nippon Maru (日本丸) y el Shonan Maru (昭南丸) terminan en "maru" (丸), una palabra japonesa que significa "círculo".
El caso registrado más antiguo de un barco con esta terminación es el Bandou-maru (坂東丸), que aparece en un documento del templo Niwaji (仁和寺) en 1187 (durante el período Heian). Además, se usaba la palabra "maru" en los nombres de niños varones, denominados youmyou, youmei (幼名), tal como Ushiwakamaru (牛若丸), que era el nombre de niño de Miyamoto no Yoshitsune (源義経). También, en los nombres de espadas, como Onimaru (鬼丸), que es uno de los tesoros imperiales, así como partes de castillos japoneses llamados kuruwa, que si tenían forma circular, se llamaban "maru" (丸).

Algunos dicen que el origen de la palabra maru en los nombres de los niños viene de una palabra japonesa para “excremento”, “maro”, o de “bacinica”, “o-maru”, en un intento por alejar a los demonios, al dar a los niños un n…

Historia de mi mamá (Agradecimiento especial a Roberto Oshiro, por compartir este emotivo recuerdo de su mamá)

Esta es la historia de mi mamá.
Sus padres vinieron al Perú en año incierto, dejando su pueblo natal, Yonabaru (Okinawa).
En realidad, no sé con qué barco ni en qué año fue; pero sé que vinieron por el mismo sueño que tenían todos los inmigrantes de esa época: hacer okane para tener un mejor porvenir.  Ésa era la idea. Ellos querían regresar a su país lo más pronto posible, pero la verdad es que no ocurrió así. 
Aquí nacieron los hijos y así es como comienza su historia.  En total eran 8 hijos, siendo mi mamá la tercera. Era común en esos tiempos las familias numerosas. 
A mi mamá la llamaron Saturnina. En realidad, nunca le gustó ese nombre, pero se lo pusieron porque una vecina se llamaba así.  Por no saber el idioma, eso les pasó a mis abuelos: podían escoger nombres que a los hijos no les gustaban o inscribirlos mal en los registros, en donde los apellidos mal deletreados de los hermanos de una misma familia (del mismo padre y madre), no coincidían y terminaban siendo solo “medio hermano…