Ir al contenido principal

La "Verdadera" Protagonista era mi Oba (A propósito de la Exposición de Nomura Ryu Ongaku Kyokai Perú Shibu)

Hace unos días me pasaron la voz acerca de una foto de mi oba que se exhibía en el Museo de la Inmigración Japonesa al Perú. "¡Qué raro!, no sabía que mi oba hubiese prestado o regalado alguna foto a alguien, ni mucho menos al museo", fue lo primero que pensé al enterarme. "Tengo que ir uno de estos días a ver si es verdad". Y "uno de estos días" fue justamente el día de hoy. Había llevado a mi perrita a la veterinaria y como no me gusta dejarla tanto tiempo sola, quise esperar cerca del lugar hasta que terminen de bañarla. Así que decidí hacer tiempo por los alrededores hasta que sea la hora de recogerla. Fui a hacer algunas compras para la casa y ya estando a punto de ingresar a la veterinaria, pensé "¿y por qué no?". Me dí media vuelta y fui al museo (felizmente que la APJ estaba a un paso).

Al subir los escalones rumbo al museo, sentí una mezcla entre nostalgia y deja vú que me transportó, por pocos segundos, a aquellos años en que tenía que levantarme temprano y llegar a las 9 a.m. al museo para trabajar como guía. Después de una renuncia casi intempestiva, me prometí que nunca más iba a volver a ese lugar, pero aquella curiosidad que tenía por saber si realmente esa era una foto de mi oba, fue más fuerte que aquella promesa que, al parecer, fue hecha para romper.

Ni bien entré al museo, decidí ir al fondo, al lugar destinado a las exposiciones temporales. "¿Dónde estará?" Busqué por varios minutos, rápidamente, hasta que la encontré. La foto en cuestión muestra al grupo Nomura Ryu Ongaku Kyokai Perú Shibu en plena performance de noviembre de 1959. Pero, realmente, la "verdadera" protagonista era mi oba, Tsuru, quien celebraba sus 60 años en la tradicional fiesta japonesa denominada Kanreki y que lo celebró a lo grande en compañía de la familia, amigos y conocidos, en donde no podía faltar un opíparo banquete y música tradicional japonesa a cargo de Nomura Ryu Ongaku Kyokai Perú Shibu. En la foto, aparece mi oba Tsuru, quien disimuladamente posaba detrás de todos, en compañía de una de sus hijas (tía Shizuko) su yerno, Sokko Gibu y varias otras personas, desconocidas para mí. 
PARA AGRANDAR LA FOTO, HACER CLICK SOBRE ELLA. VOLVER A HACER CLICK PARA REGRESAR AL TAMAÑO ORIGINAL.
Como la memoria es frágil, ya mi mamá no se acuerda casi nada de la foto (y ya no está ni mi tía ni mi tío para explicarme algo más de esa foto), por lo que en todos estos años estuve tratando de re-armar la historia que había detrás de cada una de las fotos que aún guardamos en casa. 
Para mí, esta foto siempre ha sido la "foto del cumpleaños de mi oba", pero ahora, que ya sé un poco más, sé que esta foto, ya no solo es una foto de mi oba, mi tía y mi tío y "unos cuantos desconocidos" en su fiesta, sino que es una foto que también retrata a esos "cuantos desconocidos" que eran nada más y nada menos que integrantes de un grupo representativo de música tradicional japonesa en el Perú, Nomura Ryu Ongaku Kyokai Perú Shibu.

¿Cómo es la vida, no? en las formas menos pensadas, uno puede re-construir su propia historia familiar, casi al azar. A mí me pasó con esta foto que guardo entre los álbumes familiares y cuya copia la encontré entre un collage de fotos dentro de una exposición de un museo que es "especial" para mí, puesto que es el museo en donde había trabajado hace varios años atrás y que pensé que nunca más iba a volver a visitarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Ganbatte" y "Suerte": ¿Cuestión de Suerte... o del Esfuerzo? (Un Recuerdo de mi Oba)

Cada día, se aprende algo nuevo, o tal vez, se recuerda algo con nostalgia, como me pasó ayer. Ayer había escrito un post en el Facebook (13/MAR/2014) sobre la medicina natural de mi oba y varias personas habían comentado sobre el tema, compartiendo, más que nada, sus experiencias personales. 
Es algo inevitable, pero en toda conversación, sea en persona o virtual, uno suele irse por las ramas y traer consigo o, mejor dicho, desenterrar recuerdos que, muchas veces, el tiempo se encarga de borrarlos.  Pero hay recuerdos que, realmente, no deberían olvidarse por el simple paso de los años o de la modernidad, sino que deberían permanecer en nuestra memoria no como un simple recuerdo que queda solo en la nostalgia de haberlo vivido sino, más bien, como un ejemplo de vida que perdure a través de las generaciones. 
Conversando con Raúl Matsumoto (un nikkei argentino que conocí a través del Facebook) sobre el tema de la medicina natural que había publicado ayer, me sugirió amablemente escribir …

¿POR QUÉ LOS NOMBRES DE LOS BARCOS JAPONESES TERMINAN EN “MARU”? / WHY DO THE NAMES OF THE JAPANESE SHIPS END IN “MARU”?

Los nombres de muchos buques mercantes japoneses como el Nippon Maru (日本丸) y el Shonan Maru (昭南丸) terminan en "maru" (丸), una palabra japonesa que significa "círculo".
El caso registrado más antiguo de un barco con esta terminación es el Bandou-maru (坂東丸), que aparece en un documento del templo Niwaji (仁和寺) en 1187 (durante el período Heian). Además, se usaba la palabra "maru" en los nombres de niños varones, denominados youmyou, youmei (幼名), tal como Ushiwakamaru (牛若丸), que era el nombre de niño de Miyamoto no Yoshitsune (源義経). También, en los nombres de espadas, como Onimaru (鬼丸), que es uno de los tesoros imperiales, así como partes de castillos japoneses llamados kuruwa, que si tenían forma circular, se llamaban "maru" (丸).

Algunos dicen que el origen de la palabra maru en los nombres de los niños viene de una palabra japonesa para “excremento”, “maro”, o de “bacinica”, “o-maru”, en un intento por alejar a los demonios, al dar a los niños un n…

Historia de mi mamá (Agradecimiento especial a Roberto Oshiro, por compartir este emotivo recuerdo de su mamá)

Esta es la historia de mi mamá.
Sus padres vinieron al Perú en año incierto, dejando su pueblo natal, Yonabaru (Okinawa).
En realidad, no sé con qué barco ni en qué año fue; pero sé que vinieron por el mismo sueño que tenían todos los inmigrantes de esa época: hacer okane para tener un mejor porvenir.  Ésa era la idea. Ellos querían regresar a su país lo más pronto posible, pero la verdad es que no ocurrió así. 
Aquí nacieron los hijos y así es como comienza su historia.  En total eran 8 hijos, siendo mi mamá la tercera. Era común en esos tiempos las familias numerosas. 
A mi mamá la llamaron Saturnina. En realidad, nunca le gustó ese nombre, pero se lo pusieron porque una vecina se llamaba así.  Por no saber el idioma, eso les pasó a mis abuelos: podían escoger nombres que a los hijos no les gustaban o inscribirlos mal en los registros, en donde los apellidos mal deletreados de los hermanos de una misma familia (del mismo padre y madre), no coincidían y terminaban siendo solo “medio hermano…