domingo, 11 de agosto de 2013

Ushi no Koku Mairi: El Antiguo Ritual Japonés Para Maldecir a las Personas

Eran casi las 11 de la noche cuando había comenzado a investigar el tema de este post, y realmente quise postergarlo y continuarlo recién al día siguiente en la mañana, puesto que las circunstancias en sí fueron propicias para hacerlo de ese modo, tanto por el tema en sí, como por la hora y la quietud que se respiraba en toda la casa. 
Pero, mayor fue mi curiosidad que mi miedo, por lo que me quedé despierta casi toda la noche leyendo y corroborando las fuentes para este post, por lo que ahora quisiera contarles sobre un ritual o práctica esotérica de Japón que encierra cierto misterio debido a la poca información disponible. Estoy refiriéndome al Ushi no Koku Mairi 丑の刻参り, que es un ritual que recuerda cierta semejanza con los muñecos vudú de Haití.

El Ushi no Koku Mairi, también conocido como Ushi no Toki Mairi 丑の時参り, significa literalmente “Visita a la Hora del Buey” (que, como vimos en un post anterior, era la forma como antiguamente se decía la hora en Japón) y que consistía en visitar un templo a la hora del buey (según el sistema actual horario sería entre la 1 y 3 de la madrugada) con el fin de lanzar una maldición a alguien, a través de un muñeco de paja. 

Se afirma que este ritual es una forma de maldición relacionado en cierta manera con los rituales premodernos de Onmyodo 陰陽道, que es una forma de cosmología esotérica traído desde China por el siglo XVI y que incorpora el Shintoísmo, Budismo y Taoísmo. Sus practicantes, los Onmiouji 陰陽師, eran astrólogos y adivinos que utilizaban unos muñecos para lanzar sus maldiciones. 

(PARA AGRANDAR LAS IMÁGENES, HACER CLICK SOBRE ELLAS. VOLVER A HACER CLICK PARA REGRESAR AL TAMAÑO ORIGINAL)
Imagen tomada de The Frick Pittsburgh Art & Historical Center
Imagen de la obra Kanawa, representando a Hashihime realizando el Ushi no Koku Mairi
Sin embargo, no se puede determinar el origen exacto del Ushi no Koku Mairi, aunque se puede verificar su existencia dentro de la literatura clásica japonesa, como el caso de Hashihime 橋姫. Hashihime es un personaje que aparece en Heike Monogatari 平家物語 (El Cantar de Heike), que data del periodo Heian (794-1185) y que representa a una mujer celosa que se convierte en demonio y descarga toda su furia sobre dos muñecos hechos de paja que representan a su esposo y a la amante o concubina (aquí no solo podemos observar la descripción del ritual en sí, sino también de una antigua práctica denominada unawari uchi, y que que consistía en golpear a la concubina). 
Asimismo, en el teatro Noh japonés, podemos observar esta escena en la obra Kanawa 鉄輪 (Corona de Hierro), en donde se personifica a Hashihime como una mujer-demonio que utiliza un tipo de candelabro de tres velas sobre su cabeza, de la misma forma como se utilizaba para practicar el Ushi no Koku Mairi.

Incluso, se sugiere que podría haberse remontado hasta el periodo Kofun (250 – 538 D.C.) y aunque difería en algunos aspectos (como la forma de realizarla o el traje que vestía el que lo practicaba), el ritual en sí era el mismo que el actual: clavar a un muñeco con clavos. También existen vestigios arqueológicos que pueden demostrar la existencia de esta práctica, como por ejemplo, el muñeco con un clavo en el pecho que data del siglo VIII y que se encuentra en el Instituto Nacional de Investigación de Propiedad Cultural de Nara 奈良文化財研究所. O el descubrimiento de una placa de madera donde se mostraba a una cortesana atravesada con clavos de madera en las ruinas de Datecho, ciudad de Matsue, prefectura de Shimane. 

Sean cual fueren las diversas evidencias que demuestran la antigüedad de este ritual, cabe destacar que actualmente este ritual también se encuentra disponible en Internet y que se puede adquirir todos los implementos necesarios o, incluso, puede ser practicado a distancia a través de terceros, situación que se corrobora por las investigaciones realizadas por Jiménez Murguia, profesor de la Universidad Internacional de Miyazaki, Japón. En varias páginas de Internet, todas en japonés, se publicita el Ushi no Koku Mairi como si fuera un servicio más, en donde se ofrece el kit completo para realizar el ritual, además de la contratación de los servicios de una persona encargada de realizar este ritual, condicionado por un pago por sus servicios y que van desde los 10,000 a 50,000 yenes (aproximadamente entre 100 a 500 dólares), dependiendo de la cantidad de días que se necesitaría para lograr el objetivo o del daño que se quisiera hacer a la persona.
En cambio, si uno decide realizar este ritual por sí mismo, puede adquirir el kit completo y recibir las instrucciones de uso, por un precio aproximado de 5000 yenes (aproximadamente 50 dólares). 

Personalmente, pude encontrar tres website(*) que ofrecen el kit que contiene todos los implementos necesarios para practicar el Ushi no Koku Mairi. Este kit contiene, según se muestra en la website de noroi, los siguientes elementos: 
  • 1 muñeco hecho de paja, denominado wara ningyo (en japonés わら人形, y que también se escribe 藁人形 y ワラ人形), con 30 cm aproximadamente y que es el elemento principal de este kit, puesto que representa a la persona a la que se echaría la maldición.
  • 1 pedazo de madera natural de cedro del área de Kitayama en Kyoto, (38 cm, aproximadamente), y que podría utilizarse en lugar del árbol de cedro en caso que no sea posible acceder a algún templo o bosque. 
  • 2 clavos de hierro llamados gosunkugi 五寸釘de 5 pulgadas (12.7 cm), que serán utilizados para sujetar al muñeco sobre el pedazo de madera o el tronco del árbol. 
  • 1 pincho o palito de bambú (takegushi 竹串). 
  • 1 soporte para vela (candelabro)
  • 2 velas, las cuales intensificaran la transferencia de la maldición al wara ningyo e iluminaran al practicante durante todo el ritual.
  • 1 martillo, para utilizarlo junto con los clavos. 
  • 1 pedazo de cuerda de paja (1 m, aproximadamente), utilizado para sujetar el muñeco al trozo de madera o tronco antes de ser clavado con los clavos. 
  • 1 rosario o nenju 念珠 (de madera natural aromática), como talismán de protección para el que realiza el ritual in situ. 
  • 1 par de guantes blancos, que serán utilizados durante todo el ritual. 
Y en las otras dos websites que había consultado, se añaden el manual de instrucciones y en lugar del rosario o nenju, se incluye la piedra de protección o reiseki 霊石
Imagen tomada de Urami.net
Vista del kit que se puede adquirir a través del internet para realizar el ritual Ushi no Koku Mairi
Si uno opta por adquirir este kit, debe de preparar los materiales y también, prepararse uno mismo para realizar adecuadamente el ritual. 

El wara ningyo es un muñeco de paja, cuya cabeza y extremidades están anudadas, adquiriendo así una rudimentaria forma humana. Al carecer de rostro, se debe personalizar el muñeco antes de empezar el ritual, colocando o metiendo entre la paja algún elemento que pertenezca a la persona que se desee echar la maldición, como cabello, uñas o sangre o sino, un pedazo de su ropa. Se sugiere que si se coloca la foto de la víctima o un papel con su nombre sobre el pecho del wara ningyo, se hará más efectiva la maldición. 

Como todo ritual esotérico, se dice que hay que realizar este ritual con fe para que el ritual sea relativamente un éxito. En este caso, se debe canalizar todo el odio que se tiene hacia la víctima a través del wara ningyo y pedir que un espíritu maligno ingrese en él y así poder dañar a la víctima. 
Vestimenta de la persona que realiza el ritual
Imagen tomada de Kyonara10.com
El practicante, antes de empezar la maldición en sí, deberá usar una bata blanca y aplicarse maquillaje blanco en el rostro. Algunas veces se sugiere que el practicante utilice lápiz labial de color rojo. Tanto la vestimenta blanca, así como el rostro, es para hacer lucir al practicante como un ser sobrenatural. También, debe usar geta (sandalias japonesas de madera) de un solo taco o en caso que no se puedan caminar sobre ellas, andar simplemente descalzo. Llevará también un espejo colocado sobre el pecho como un collar (que es considerado como un símbolo sagrado del Shintoismo), una pequeña daga metida en la cintura, en caso que haya algún testigo y deba ser eliminado. Y como se debe permanecer en silencio cuando se ingresa al templo (en caso que no se haga dentro de la casa), deberá sostener un peine de madera (y en algunos casos, una navaja) entre los dientes, y así evitará pronunciar palabra alguna. 

Según las antiguas ilustraciones sobre este ritual, como las de Hashihime, también debería utilizar un tocado de metal sobre la cabeza llamado gotoku 五徳 que era un soporte utilizado para colocar la tetera, junto con tres velas encendidas, las que iluminaban al practicante durante todo el ritual. O incluso, podría reemplazarse con una banda para la cabeza con dos velas en cada sien. Pero, seguramente debido al riesgo de quemaduras que puedan ocasionar las velas, actualmente se incluye en los kit modernos, los candelabros, para así colocar las velas sobre la mesa. 
Imagen tomada del カウチサーフィン体験記 (Coach Surfing Taikei)(*)
Imagen tomada de 嗚呼!!情熱実験つみつくり (Aa!! Jonetsu Jiken Tsumi Tsukuri)
(*) Traducción del letrero mostrado (izquierda): OKAGE MYOJIN: es el dios que responderá a la única plegaria, cualquiera que sea. Se cree fervientemente que es una deidad de protección, especialmente para las mujeres. Los cedros japoneses que se eencuentran en la parte posterior fueron usados para el ritual "Ushi no Koku Mairi" o la "visita de las 2 a.m.", que era popular entre las mujeres de aquella época. Estas mujeres clavaban a un muñeco de paja a un cedro, mientras que echaban una maldición a sus enemigos. Incluso ahora, podemos encontrar varias marcas de los clavos en el lado izquierdo de la parte posterior de los árboles.

Una vez que ya se encuentra adecuadamente vestido y con el wara ningyo ya personalizado, el practicante ya puede dirigirse al templo, o en su defecto, proceder a realizar el ritual en su casa. Como sucede en la cultura esotérica occidental, se dice que las horas más propicias para realizar algún conjuro o contactarse con los espíritus son entre la 1 y las 3 de la madrugada. Y del mismo modo, para lograr la efectividad del Ushi no Koku Mairi, se debe considerar la hora y posición en donde se encuentre el practicante. 

Se debe realizar este ritual entre la 1 y las 3 de la madrugada y debe realizarlo mirando hacia el noreste, que es la dirección cosmológica del buey, según el Onmyodo, y que se cree que es de donde vienen los demonios. Se recomienda hacerlo en el templo Kibune 貴船神社(también llamado Kifune Jinja), en Kyoto, puesto que se cree que ahí se encuentran los árboles sagrados o árboles shinboku 神木; al igual que el Seimei Jinja 晴明神社 y el Hashihime Jinja 橋姫神社 o el Ikurei Jinja 育霊神社 en Okayama. 

Ya estando en el templo, debe buscar algún shinboku, que es el árbol sagrado japonés y que se piensa que descansan los espíritus kami. Ya habiendo elegido el árbol, procede a sujetar el wara ningyo utilizando el pedazo de cuerda. Una vez que se haya inmovilizado el muñeco, procede a clavarle los clavos o gosunkugi. También puede optar por pincharlo con los takegushi o palitos de bambú en diferentes partes del cuerpo, de la misma manera como se realiza con un muñeco vudú, es decir, para causarle dolor y sufrimiento a la víctima. 

Mientras asesta los takegushi o los gosunkugi, se recomienda que el practicante pronuncie verbalmente frases de maldición sobre el muñeco. No existe ninguna frase ya establecida, por lo que el practicante puede personalizar aún más las maldiciones hacia esa persona. 

Durante todo el ritual, el practicante debe cargar consigo el nenju (rosario) o la piedra de protección (reiseki). Sin embargo, el practicante no solo debe protegerse a sí mismo de algún espíritu, sino también de algún curioso o testigo que pueda encontrarse en el lugar donde se realiza el ritual. En caso que sea visto, se dice que el practicante deberá matar al testigo con la navaja que porta en su cintura, de lo contrario, la maldición recaerá sobre él, según afirma Zack Davisson (otro investigador del folklore y fantasmas de Japón); mientras que Jiménez Murguia sostiene que el ritual simplemente quedaría nulo y nuevamente se tendría que empezar de nuevo. 

Se dice que este ritual hará que la víctima se enferme gradualmente o le suceda alguna desgracia, dependiendo de lo que el practicante desee para ella. La razón principal por la que se clava el wara ningyo al árbol, se debe a que se cree que los espíritus viven dentro de los árboles, y al utilizar los clavos, se les estaría ofendiendo su morada y tranquilidad. De este modo, cumplirán el deseo de la practicante y poco a poco la víctima será presa de la furia del espíritu que mora en el árbol elegido. Este ritual debe realizarse durante siete noches, clavando un clavo cada noche, siendo la última estocada en la cabeza, con el que finalmente moriría la víctima de la maldición. Según Davisson, señala en su blog que actualmente el ritual de Ushi no Koku Mairi, es una práctica ilegal bajo las leyes japonesas. 

Sea que forme parte del folklore japonés o sea parte de las ciencias esotéricas de Japón, es indudable que si bien la tecnología domine la sociedad actual, aún no podemos despojarnos completamente de lo que forma parte de nuestra esencia humana, esto es, nuestra creencia en el más allá. 

FUENTES:

(*) WEBSITES  CONSULTADAS QUE REALIZAN COMERCIALMENTE EL RITUAL USHI NO KOKU MAIRI 

(EN JAPONÉS):
URAMI.NET
NOROI.COM
NOROI.NET

2 comentarios:

  1. Hola Milagros.
    Que bueno para usarlo con los "amigos" norteamericanos que están en las bases de Uchina! Estoy dispuesto a hacerlo, pero si se puede obviar lo del lápiz labial....
    Tal vez sea más efectivo contratar a la yakuza!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luca, haha, pero fuera de bromas, hay que tener en cuenta el viejo refrán: muchas veces lo malo que uno desee a otra persona, rebota a la persona que lo practica. ¡Saludos!

      Eliminar