Para no pasar la página: Munetaka Ganaha y su diccionario Okinawense-Castellano

El 35% de los peruanos se consideran lectores, pero apenas leen un promedio de 0.86 libros al año. Y dentro de nuestra colectividad, ¿cómo estamos? No tenemos cifras pero podemos intuir viendo nuestra realidad. 

Las publicaciones nikkei son escasas. Uno de los últimos libros que ha salido publicado ha sido el Diccionario Okinawense-Castellano de Munetaka Ganaha en agosto de 2017. Aunque hubo gran expectativa antes de su publicación, especialmente entre los nikkei descendientes de okinawenses, no tuvo la acogida esperada. “Quizás en Perú sea raro de que haya esta iniciativa de escribir un diccionario”, explica Ganaha. Pero lo que resulta curioso es que este diccionario es el primero en su género (uchinaaguchi-castellano) y, además, el 70% de los nikkei en el Perú tienen origen okinawense. Pero los hechos no coinciden con la realidad. 

Esta es la segunda edición de este diccionario ¿Por qué no estaba a la venta la primera edición? 
Munetaka Ganaha

“Por políticas del Kencho (Gobierno Prefectural) y de la Universidad de Ryukyu, esta primera edición no estaría a la venta y sería obsequiado como libro conmemorativo a todos los participantes del Sexto Uchinaanchu Taikai, realizado en el 2016. Pero al final, solo fueron entregados a las autoridades y no al público en general”, recuerda Ganaha. No había mucho interés por su difusión.



Entonces, ¿cómo llegó el diccionario al Perú? 
“Me prometieron que enviarían algunas ediciones a Latinoamérica. Pedí, entonces, 40 ejemplares para Perú, 40 para Bolivia y otros 40 para Argentina, todos a nombre de sus respectivos presidentes de Kenjinkai. Pero nunca llegaron. Recién en febrero de 2017, llegaron a Perú los 40 diccionarios solicitados, pero no recibí ninguna comunicación por parte de la Asociación Okinawense del Perú (AOP). Fueron repartidos, aparentemente, entre los alumnos de un curso de uchinaaguchi, cuando su destino original era los diferentes shi-cho-sonjinkai que existen en el Perú”, explica. En agosto de ese mismo año, durante una reunión por el 30.° aniversario de WUB (World Uchinanchu Business) en Honolulu, Hawái; Ganaha coincidió con Hajime Oshiro sensei, rector de la Universidad de Ryukyu (RyuDai), y aprovechó en comentarle que los 40 diccionarios prometidos no llegaron aún a Bolivia y Argentina. Al final, Bolivia recibió 5 ejemplares pero Argentina, ninguno. 

Durante el Sexto Uchinanchu Taikai, Ganaha recibió el software del diccionario y el permiso para publicarlo, con recursos propios, y venderlo en forma particular; siendo ahora propietario de los derechos de autor del libro. Por acuerdo, no podía usar el diseño de la portada ni la contraportada, por ser de propiedad intelectual de la universidad. 
Munetaka Ganaha

Registró esta segunda edición en la Biblioteca Nacional del Perú, cuyos requisitos exigían que se retirara el logo de la Universidad de Ryukyu de la portada si no tenía su permiso. Para comodidad de RyuDai y Ganaha, solo aparece en la carátula el nombre de su autor, Munetaka Ganaha. 

Hubo “mayor interés” en Argentina 
Durante una visita que hizo al Centro Okinawense en la Argentina, Ganaha obsequió 5 ediciones a su presidente, Satoshi Tamaki, y 5 ediciones al presidente de la Asociación Nago Shi de Argentina, Yasunobu Oshiro. 

Había tanta expectativa y demanda por el diccionario de Ganaha que cuando él llegó a Buenos Aires (octubre 2017), descubrió que el COA (Centro Okinawense en la Argentina) comercializaba fotocopias del original de la primera edición. Esta informalidad llamó la atención de Ganaha, quien ofreció a Tamaki enviarle desde Perú 50 diccionarios más (la segunda edición), solo si prometía pagar únicamente los costos de envío. Tamaki aceptó esta generosa propuesta, pero nunca se concretó. “No volvió a comunicarse conmigo”, cuenta Ganaha. 

“Aún no recupero lo invertido”
“Sí, yo mismo he financiado esta segunda edición. Para publicar 1 000 unidades, pedí un préstamo fuerte a AOPCOOP (Cooperativa de la Asociación Okinawense del Perú), quien se ofreció gentilmente a ayudarme con su venta de manera gratuita, mostrando interés en difundir el idioma. Sin embargo, hasta la fecha no han vendido ni 50 y, más bien, ya he regalado más de 100 a diferentes instituciones que parecen no estar muy interesadas, porque no he recibido ninguna carta de agradecimiento ni de AOP ni de APJ”, explica. “Si así se puede difundir el uchinaaguchi, no importa. No se ha hecho esto para ganar plata. Yo solo lo vendo para tener un poco de fondos y escribir los otros libros pendientes, como el diccionario castellano-okinawense, la historia de Okinawa y el mundo espiritual de los uchinaanchu”. 

El uchinaaguchi no atrae 
“Casi en todas partes, hay más interés por el sanshin y el baile y muy pocos se inclinan por la historia o el uchinaaguchi”. Ganaha recuerda las clases de uchinaaguchi hace más de 6 años. “AFO siempre estaba lleno, con talleres de sanshin o baile”. La solución se la dio su madre, quien le facilitó las instalaciones de Lima Nikko, en donde ella era presidenta. Al principio asistieron 50, pero luego fue disminuyendo con el tiempo. Así estuvo por 3 meses. Ganaha agrega: “Hace un par de años, Kimutaka organizó un curso de uchinaaguchi, pero tampoco hubo mucho interés en los exbecarios. Me asignaron un cuarto del segundo piso que era usado como depósito, lleno de cosas, cachivaches y una mesa con unas sillas. A las clases apenas asistían 2 personas y por falta de alumnos, se canceló el curso”. Ganaha aprovecha en agradecer a AOPCOOP y a Okinawa Fujinkai “por su constante apoyo y aliento en las actividades que realizo para difundir la cultura okinawense”. 

Actualmente, las actividades artísticas son las que generan la atención de las instituciones, en todo sentido, quienes apoyan su difusión y dejan de lado otras menos “atractivas” como el idioma. Pero si desaparece el idioma, desaparecería la cultura y su identidad y, además, la música okinawense que la colectividad okinawense tanto difunde. Ganaha nos explica con un proverbio de Okinawa: “Umarejima nu kutuba washinnee, kunin washun” (Si olvidas la lengua de tu tierra, te olvidas también de tu tierra). 

Con el caso del diccionario de Munetaka Ganaha, podemos ver qué tanto interés realmente tenemos como colectividad por nuestros propios orígenes y por apoyar la difusión cultural y producción editorial nikkei independiente.

(Entrevista realizada el 13 de febrero de 2018)


*********************************************************************************************
MUNETAKA GANAHA: 
Ingeniero de profesión por la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y especializado por la Universidad de Kyoto y la Universidad de Standford. Es catedrático en distintas universidades del Perú (USIL, UPC) y de Okinawa (Profesor Visitante de la Universidad de Meio). 

Ha participado como directivo en diversas instituciones de la colectividad APJ, Asociación Okinawense del Perú y la Asociación Urasenke Tankokai del Perú. Actualmente es Consultor Senior del Programa de Asistencia Financiera No Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APC) de la Embajada de Japón en el Perú. 

En su tiempo libre se dedica a la investigación de la inmigración okinawense al Perú y a la difusión de la lengua, costumbres y religión de Okinawa. (Tomado del libro: Diccionario Okinawense-Castellano)


********************************************************************************************

ACTUALIZACIÓN (23/MAYO/2018)

El día de hoy recibimos un comentario a nuestro blog de un usuario identificado como COA, en donde nos solicita la eliminación de esta entrevista.
Por ser una entrevista realizada personalmente al autor del libro y publicada en febrero de este año, no podemos eliminarla. 
Es una entrevista en donde se describe una situación y realidad en general, por lo que no representa una falta de respeto, como se menciona en el comentario.
Adjuntamos la captura de pantalla del comentario (que aparece publicado en la sección de comentarios) y la consideraremos como tal.









Comentarios

  1. En general en Perú leemos poco. Y el extraordinario interés por la música, los bailes, la comida y la cerveza okinawenses contrastan con el escaso interés por la historia o por la lectura.
    Un abrazo al sr. Munetaka . Felicitaciones por el artículo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes. pedimos la eliminación de dicha nota ya que es una falta de respeto a COA. la primera vez que Ganaha nos visito a COA fue sin previo aviso. sin embargo nuestro Presidente Tamaki cancelo sus compromisos personales y lo atendió. también nos pidió convocar personas para dar una charla en nuestra sede pese al pedido de sorpresa movilizamos nuestras actividades e hicimos difusión para que Ganaha realice sus charlas sin costo alguno. aclaro que en COA nunca comercializamos los diccionarios solo copiamos a los socios que tenían interés y nos pagaban el costo de la copia . el Presidente Tamaki Hablo Con Ganaha para que los diccionarios se puedan enviar a través de conocidos en común que viajaban desde Perú a la Argentina por la presentación de Danza KUKURU . Ganaha quedo en contactarse y nunca lo hizo. por favor antes de publicar y señalar con nombre deben estudiar como fue todo en realidad .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario